El veganismo entra por la puerta grande de Las Arenas de Barcelona

IMG_0709La plaza rebosa de gente. Unos corren intentando ponerse a cubierta mientras otros, más valientes, se quedan mirando como se avecina. Ruge con fuerza y su color negro se impone en toda Plaza España. Quien iba a decir que, después de 35 años, volveríamos a ver torear en el Arenas de Barcelona; pero esta vez los toreros son los veganos.  El mal tiempo y su tormenta primaveral ha muerto al cabo de segundos, o como mínimo eso parece una vez te adentras en la Cúpula del Arenas. “Bienvenida a la Veggie World Barcelona 2017”, dice un señor mientras reparte adhesivos y folletos informativos. Bruselas, Lión, Londres y ahora, por primera vez, la feria visita Barcelona los días 1 y 2 d’abril. Después de ser considerada la ciudad “Veg-friendly” en el 2016, se estima que se acercaran un total de 5.000 visitantes durante todo el fin de semana. Según ProVeg, organizador de la feria, ser vegano implica 5 pros: Pro sabor, Pro salud, Pro medio ambiente, Pro justicia y Pro animales.

Más de 70 expositores de todo el mundo se reparten por todo el espacio circular para mostrar ideas ingeniosas y productos que recogen, como principio fundamental, el bienestar de los animales y estar en armonía con el ecosistema. A primera vista, o mejor dicho a primer olfato, lo que más resalta son los stands dedicados a la alimentación vegana, formando el 60% de la totalidad. Todo proviene de fuentes vegetales excluyendo completamente  los orígenes animales. Recogen toda una gran gama de colores: verde, amarillo, naranja, rojo, lila… Desde leche de coco, té, cervezas, bebidas energéticas, hasta chocolate, frutos secos, hamburguesas o incluso Kebabs. Se podría decir que este último, bajo la apariencia de los modernos FoodTracks, es el que más cola recoge de una fira que rebosa de gente y que no entiende de edades. “Queremos romper con el tópico de que comer vegano es comer sin sabor, aburrido y solo de color verde”, explica Cristina Rodrigo, portavoz de ProVeg España, durante la conferencia inaugural titulada “Por qué nuestro futuro es vegano?”. Por eso mismo, los programas culinarios son los grandes protagonistas de la programación de la feria, junto con la presencia de charlas informativas hechas por especialistas en nutrición.

img_0699

Según un estudio de la consultora Lantern, España ya cuenta con 3,6 millones de personas que basan su dieta en productos esencialmente vegetales; lo que representa un 7,8% del total de la población. “La falta de carne en tu dieta supone directamente una falta de vitaminas y de nutrientes necesarios para el funcionamiento de tu cuerpo. Por ejemplo, si eres vegano, es muy importante suplementar la vitamina b12 de origen animal. Es necesario visitar un especialista en alimentación y informarse bien”, explica el voluntario Gero Schomaker desde su stand “Pregunta a un vegano”.

IMG_0722

Pero, poco a poco, se va proyectando una nueva idea mientras observas el resto de los expositores: ¿de qué sirve salvar a los animales si no salvamos el medio ambiente? La contaminación, la degradación de la tierra, la escasez de agua… ¿Cómo ser vegano en un mundo globalizado donde difícilmente se sabe que hay detrás de cada bien ofrecido? Frente a esta dificultad, las empresas de cosméticos, como Ringana o EAGIS-Pharma, o de ropa y calzados, como Punto Eco Textil o ByBLANCH, exponen sus productos explicando cómo consiguen el número más grande sellos eco posible. Sin conservantes, sin productos químicos, sin testar en animales, sin grasa animal… Recuerdan, una y otra vez, que absolutamente todo proviene de los vegetales.

img_0721

“Cerrad los ojos todos”, dice por el micrófono Cristina Rodrigo, “quiero que cada uno de vosotros se imagine un mundo justo donde ningún animal sufra y convivamos entre todos cuidando el planeta”. Mientras casi todos lo hacen, los voluntarios de las asociaciones protectoras por los derechos de los animales quedan bien atentos. Sueñan despiertos y luchan cada día por ese mundo, que ahora, queda tan lejos. La asociación Zoo XXI recoge firmas para reconvertir el Zoo de Barcelona en un santuario animal, “pasar de la exhibición a la observación”, comenta una de las voluntarias. Por otro lado, Igualtat Animal apuesta por el arte y las nuevas tecnologías por intentar dar el punto de vista del animal. Diversas fotografías se exponen en la pared y muestran la cara de los animales más perjudicados por la producción intensiva de la ramaderia industrial. Ojos que transmiten inocencia frente a un mundo que los califica de simple materia al peso.

Muchos describen el veganismo como una moda que va y vuelve con el tiempo, otros como una simple forma de vida saludable y el Veggie World como “el futuro indispensable que necesitamos”. Esperan, concienciando de esta forma la población, conseguir el objetivo de una rebaja del 50% de la producción de los productos animales para 2040.

Nicole Márquez Abellán

Flores que nacen, crecen y ¡boom!

A veces llega el momento en la vida de una flor en que ya sea por exceso de agua, falta de nutrientes o, simplemente, porque el tiempo no pasa en balde para nadie, se hace vieja de repente y muere: unas se ponen mustias durante días antes de hacerlo, otras se desprenden de todos los pétalos hasta secarse…

La forma floral de morir que Fong Qi Wei propone, Exploded Flowers, es, al menos, mucho más vistosa que las anteriormente citadas. ¿No os recuerdan todas estas flores que explosionan a algo que pasa mucho en las fiestas mayores? ¡Fuegos artificiales!

Si en los entierros, en vez de tanto ramo, se hicieran explosionar unas cuantas flores todo cogería un carácter festivo que convertiría el “evento” en algo más “de recordar lo bueno” y no tan “de llorar” 🙂

Parece que estas flores se han tomado en serio lo de que la primavera la savia altera

¡BOOM!

Cajas que dan vida

Lo último, dentro del mundo del embalaje, ya no es que los envoltorios sean reciclables o aprovechables, sino que además puedan generar vida.

LIFEBOX

El micólogo norteamericano Paul Stamets ha inventado, como parte de sus esfuerzos para ayudar a proteger el medio ambiente, una caja que, entre las corrugaciones del cartón, contiene cientos de semillas de árboles y miles de esporas de hongos, y que al ser mojada se convierte en un pequeño bosque que eliminará a lo largo de 30 años, una tonelada de CO2 aproximadamente.

Paul Stamets

Life Boxes

Life Box es un ejemplo de producto que cierra lo que se conoce como ciclo perfecto: el que empieza y acaba con vida. ¿Os imagináis que algún día todos los envases fueran así? Podéis llamarme utópico, seguro que al señor Stamets también se lo llamaron hace diez años, cuando presentó por primera vez el proyecto Life Box…

¡Por muchos bosques!

Urnas funerarias que te convierten en árbol

urna funeraria que te convierte en árbol

A pocos diseñadores de producto encontraréis dentro del negocio funerario pensando en cómo las personas podemos dejar este mundo, de una forma más creativa.

Gerard Moliné es la excepción entre sus colegas del sector ya que ha combinado la idea romántica de la vida después de la muerte con una solución ecológica para los restos de un ser humano.

ejemplo de urna funerario que te convierte en árbol

Bios es una urna biodegradable hecha de cáscara de coco, turba compactada y celulosa que en su interior contiene una semilla de árbol. Al plantar la urna, la semilla germina y el árbol empieza a crecer. Fácil.

Sigue leyendo