Una iglesia con vida propia

Si cuidar de vuestro propio jardín puede llegar a convertirse en una experiencia extrasensorial, ¿os imagináis lo que puede dar de sí cultivar una iglesia? Sí, sí. Plantando, regando y podando es como Barry Cox creó la New Zealand’s Tree Church.

treechurch

Después de viajar por el mundo y convertirse en un experto visitador de iglesias, Barry Cox decidió construir un espacio único donde los conceptos de religión y naturaleza se unieran de una forma mucho más fluida.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-8

La hizo florecer a partir de árboles que él mismo trasplantó: eligió diferentes variedades y las plantó imitando la forma de una iglesia. Para las paredes utilizó leptospernums por su color rosa palo y el techo lo fabricó con alisos que, gracias a su escaso follaje, dejan entrar la luz de forma natural en el espacio.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-3

Hoy en día,  la iglesia está abierta para bodas y eventos y tiene capacidad para acoger hasta un centenar de invitados. En los terrenos de Cox también se puede pasear por los jardines y por un laberinto de estilo medieval.

Con una iglesia así, cualquier Don Juan se replantearía lo de casarse.

Posavasos que se beben tu refresco

Sí. Lo que lees: la humedad de tu bebida moja el posavasos y así las semillas beben, germinan y crecen.

Y cuando todo esté tan crecido que no sepas donde apoyar la copa, plantas el posavasos en una maceta con un poco de tierra o directamente en el suelo y a por otro posavasos.

En este vídeo se explica todo muy bien:

De la mesa al huerto y del huerto a la mesa.

¡Así de simple!

Visto en ecoinventos

Llenan nuestros invernaderos de arte

Hace unos meses nos llamó la gente de Matadero Madrid, centro de creación contemporánea, para hablar sobre invernaderos. En un primer momento pensamos que se habían equivocado pero resultó ser que no. Después de unos días charlando, llegamos a un acuerdo y este es el resultado de nuestra colaboración:

 

Lo cierto es que nunca hubiéramos imaginado que BIG acabaría siendo utilizado como armario de interior para artistas pero visto en situación no podemos esconder que nos gusta mucho la idea 🙂

Desde aquí quiero dar las gracias a Matadero por pensar en Jardín y Natura para este proyecto y lanzar una pequeña reflexión: a veces, el uso inesperado de un producto lo convierte en algo mejor.

Dicho esto, ¡a experimentar con todos los productos que tengáis en casa!