Para el resfriado: velas de mandarina

¿Alguien sabe dónde se ha metido el invierno? Sé que ha llegado pero entre que aún estoy en modo otoño y que en la tele no aparecen los temporales de frío y nieve…

Debe andar cerca porque ha dejado en la cocina una bolsa llena de naranjas, limones, pomelos y mandarinas. “Gracias por las magníficas frutas que traes siempre que vienes, invierno.”

Seguro que un día de estos me sorprenderá al salir de casa o al doblar una esquina con un frente polar y me resfriaré. Me dirá: “¡¿Para qué te dejé la bolsa de cítricos en casa, melón?!” y yo le contestaré esto:

1. vela de mandarina

Por si no sabéis cómo pelar una mandarina con una cuchara o queréis decorar vuestra casita con velas hechas con la piel de estas riquísimas frutas y aceite de oliva…

Mandarina y aceite d eoliva

Cortar mandarina

Quitar piel con cuchara

Alzar la liana

Llenar de aceite y encender

¡Qué vivan los zumos de naranja y mandarina!

Anuncios

Jardines de noche

Entre el trabajo, la familia y la infinidad de quehaceres que nos surgen a todos cada día, no paramos nuestra actividad y nos relajarnos, hasta bien entrada la noche. Si esto es así, ¿no creéis que vuestro jardincito o terraza tendría que estar en su máximo esplendor en ese momento del día?

Existen muchas plantas que pueden funcionar en un jardín de noche pero si lo que queréis es despertar muchos “oooooooo” o “qué boniiiiitoooo” o “qué bien hueeeleeee” lo que os recomendaría son plantas con flores blancas, como hortensias o camelias (se ven mucho en la oscuridad), plantas con hojas blancas y grandes (reflejan la luz de la luna), plantas con un follaje extraño o particular (crean sombras interesantes), plantas que desprenden aromas al florecer,…

Estas son algunas de mis favoritas:

Campanilla blanca (Ipomoea alba)

Campanilla blanca

Sus flores son blancas y de hasta 15 cm de diámetro. Florecen solamente de noche y al hacerlo, desprenden un aroma muy agradable.

Sigue leyendo “Jardines de noche”