Una iglesia con vida propia

Si cuidar de vuestro propio jardín puede llegar a convertirse en una experiencia extrasensorial, ¿os imagináis lo que puede dar de sí cultivar una iglesia? Sí, sí. Plantando, regando y podando es como Barry Cox creó la New Zealand’s Tree Church.

treechurch

Después de viajar por el mundo y convertirse en un experto visitador de iglesias, Barry Cox decidió construir un espacio único donde los conceptos de religión y naturaleza se unieran de una forma mucho más fluida.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-8

La hizo florecer a partir de árboles que él mismo trasplantó: eligió diferentes variedades y las plantó imitando la forma de una iglesia. Para las paredes utilizó leptospernums por su color rosa palo y el techo lo fabricó con alisos que, gracias a su escaso follaje, dejan entrar la luz de forma natural en el espacio.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-3

Hoy en día,  la iglesia está abierta para bodas y eventos y tiene capacidad para acoger hasta un centenar de invitados. En los terrenos de Cox también se puede pasear por los jardines y por un laberinto de estilo medieval.

Con una iglesia así, cualquier Don Juan se replantearía lo de casarse.

Los bichos van a la escuela

Hace unos días se puso en contacto con jardín y natura una profesora de la escuela Jesuitas de Gracia, en Barcelona, pidiendo información sobre uno de nuestros productos.

Estuvimos hablando con ella y nos gustó tanto lo que nos contó sobre el proyecto jardinero que llevan a cabo en el colegio que fuimos con nuestros bichos a visitarlos.

Al llegar a la escuela nos quedamos muy sorprendidos cuando vimos que tienen dos huertos ecológicos chulísimos y que los encargados de que estos den frutos son única y exclusivamente los alumnos. En concreto los de tercero y quinto de parvulario y los de quinto de primaria.

“Plantamos, trabajamos y recogemos” se llama el proyecto y ganó el Premio escuela agricultura y alimentación ecológica, de la Associació Vida Sana y la Generalitat de Catalunya. El objetivo principal de este es acercar al alumno a la parte de la naturaleza que tiene relación con su alimentación y calidad de vida. Para ello, estudian la tierra, crean su propio compost, estudian el clima y la temporalidad de cada alimento.

Los bichos pudieron observar muy de cerca patatas, fresas,  plantas aromáticas, guisantes… “No me lo comí por respeto a la escuela, porque realmente tenía todo muy buena pinta” afirma la mariquita.

Diario de un patio abandonado

Día 25 915

Hoy suman 25 915 días desde que me abandonaron. Sé que hace bastante tiempo que no escribía pero he estado muy ocupado poniendo en orden mi jardín. Ser un patio no es fácil; unas plantas se te cuelan por la parte trasera, mientras otras nacen de debajo del suelo, sin importarles mi intimidad.

Pero bueno, tampoco hay muchas novedades desde el último día, o el anterior, o el otro… ¡Oh! Bueno, sí, se ha instalado una familia de patos, como en los viejos tiempos, entre la pérgola y el limonero. Son viajeros sin rumbo que pretenden quedarse un tiempo a disfrutar de mi encanto, y a cambio, me cuentan anécdotas sobre otros patios como yo…

Emprendieron su largo viaje desde Australia, entre los restos abandonados del SS Ayrfield, en Homebush.

SS

Los restos del SS Ayrfield en Homebush Bay, Australia

Siguieron hasta Camboya, donde hicieron una pequeña parada en los templos escondidos de Angkor.

angkor

Templos tragados por la jungla, Angkor.

Cruzaron toda Rusia y descendieron el vuelo en Ucrania para poder cruzar por el túnel del amor. Parece ser que es un túnel formado por el paso del tren en una zona de abundante vegetación.

tunel

Túnel del amor, Ucrania

Descansaron en una cabaña de pesca de Alemania. Está perdida en un lago rodeado de montañas, no recuerdan nada más que silencio y paz.

casita

Cabaña de pesca en un lago, Alemania

Y cruzaron el Atlántico en busca del continente Americano. Encontraron un molino abandonado al oeste de Quebec que les robó el corazón. Dicen que les recuerdo un poco a él por la esperanza que tenemos de ser encontrados de nuevo.

molino

Molino abandonado. Quebec, Canadá.

Bajaron hasta Colombia y se instalaron en el Hotel Salto. Parece ser que ahí se hospedaban muchos pájaros; conocieron a unos que habían hecho prácticamente la misma ruta.

perú

Hotel Salto, Colombia.

Y aquí han acabado , en España, explicándome como la Madre Naturaleza reconquista los lugares que el humano olvida. Y con ganas de fiesta y desconexión. Pero ya os digo yo que en la prisión de Fuerte de San Cristòbal lo que van a encontrar es más de lo mismo…

En fin, ¡este soy yo!

fuerte.jpg

Fuerte de San Cristóbal, Navarra.

 


 

¿Cómo visten los árboles cuando hace frío?

Esta mañana he salido de casa y en menos de lo que canta un gallo se me ha puesto la nariz que ni la de Rudolf. He vuelto a entrar con la idea de vestirme por capas y utilizar todas las que encontrase en el armario pero cuando se me ha descongelado la neurona he comprendido que con una chaqueta bastaba.

Abrigado, por fin, he caminado hacia el coche y entre pasos largos y escalofríos me he cruzado con un árbol. En ese momento ni lo he mirado porque lo que más quería era llegar a mi destino y encender la calefacción, pero cuando he dado marcha atrás y lo he visto, mi pie izquierdo ha pisado el embrague y el derecho, el freno.

“¿Tienes frío?”, le he preguntado.

No sé si habrá sido porque realmente ha entendido mi pregunta y ha tiritado para mostrarme que sí tenía frío o por la racha de viento que en ese momento ha sacudido todos los árboles del pueblo, pero por si los árboles tuviesen frío…

Árboles que dejan boquiabierto

Tengo un amigo que es dentista al que le he consultado un par de cosas antes de colgar las más que magníficas fotos que veréis a continuación. La primera es si estar más de un minuto con la boca abierta puede afectar a vuestra mandíbula y la segunda, si existe alguna forma de que delante de la magnificencia de esta vetusta y robusta inmensidad la boca no se abra. A las dos cuestiones ha contestado que no.

Por tanto, como no existe peligro bucal y el quedarse boquiabierto es un acto reflejo: