Diario de un patio abandonado

Día 25 915

Hoy suman 25 915 días desde que me abandonaron. Sé que hace bastante tiempo que no escribía pero he estado muy ocupado poniendo en orden mi jardín. Ser un patio no es fácil; unas plantas se te cuelan por la parte trasera, mientras otras nacen de debajo del suelo, sin importarles mi intimidad.

Pero bueno, tampoco hay muchas novedades desde el último día, o el anterior, o el otro… ¡Oh! Bueno, sí, se ha instalado una familia de patos, como en los viejos tiempos, entre la pérgola y el limonero. Son viajeros sin rumbo que pretenden quedarse un tiempo a disfrutar de mi encanto, y a cambio, me cuentan anécdotas sobre otros patios como yo…

Emprendieron su largo viaje desde Australia, entre los restos abandonados del SS Ayrfield, en Homebush.

SS

Los restos del SS Ayrfield en Homebush Bay, Australia

Siguieron hasta Camboya, donde hicieron una pequeña parada en los templos escondidos de Angkor.

angkor

Templos tragados por la jungla, Angkor.

Cruzaron toda Rusia y descendieron el vuelo en Ucrania para poder cruzar por el túnel del amor. Parece ser que es un túnel formado por el paso del tren en una zona de abundante vegetación.

tunel

Túnel del amor, Ucrania

Descansaron en una cabaña de pesca de Alemania. Está perdida en un lago rodeado de montañas, no recuerdan nada más que silencio y paz.

casita

Cabaña de pesca en un lago, Alemania

Y cruzaron el Atlántico en busca del continente Americano. Encontraron un molino abandonado al oeste de Quebec que les robó el corazón. Dicen que les recuerdo un poco a él por la esperanza que tenemos de ser encontrados de nuevo.

molino

Molino abandonado. Quebec, Canadá.

Bajaron hasta Colombia y se instalaron en el Hotel Salto. Parece ser que ahí se hospedaban muchos pájaros; conocieron a unos que habían hecho prácticamente la misma ruta.

perú

Hotel Salto, Colombia.

Y aquí han acabado , en España, explicándome como la Madre Naturaleza reconquista los lugares que el humano olvida. Y con ganas de fiesta y desconexión. Pero ya os digo yo que en la prisión de Fuerte de San Cristòbal lo que van a encontrar es más de lo mismo…

En fin, ¡este soy yo!

fuerte.jpg

Fuerte de San Cristóbal, Navarra.

 


 

Posavasos que se beben tu refresco

12736711_10205607049923941_1943581826_o

Sí. Lo que lees: la humedad de tu bebida moja el posavasos y así las semillas beben, germinan y crecen.

Y cuando todo esté tan crecido que no sepas donde apoyar la copa, plantas el posavasos en una maceta con un poco de tierra o directamente en el suelo y a por otro posavasos.

En este vídeo se explica todo muy bien:

De la mesa al huerto y del huerto a la mesa.

¡Así de simple!

Visto en ecoinventos

Cerveza con riego “a demanda” para plantas

Hoy hace justo 8 meses que colgamos el último post. Imperdonable. Ha sido un tiempo de muchos y buenos cambios y por fin hoy, 27 de enero de 2016, podemos decir que un nueva etapa para nuestro blog ha comenzado.

Y qué mejor forma de celebrarlo que hacer lo que mejor se nos da: escribir y colgar, por fin, un nuevo post. Ahí va…

El otro día estaba tranquilamente en casa de un amigo tomándome una cerveza y él salió a comprar algo de aperitivo. En estas que me puse a mirar un cuadro muy feo que tiene encima de la tele y cuando menos lo esperaba… ¡boom! Su gato saltó encima la mesa y tiró todo al suelo. La cerveza de mi amigo, una maceta con una planta… todo.

“Menudo lío”, pensé. Pero al momento y al ver que la cerveza se había partido justo por la mitad (¿coincidencia?) me vino a la cabeza uno de los miles de millones de post que he leído sobre DIY así que cogí la cerveza e hice lo que veréis en estas fotos:

Cuando llegó mi amigo pensó que le había traído un regalo “de diseño”, de estos de tienda pija, y le encantó.

Ayer hablé con él y me dijo que le va genial; que lo llena con un poco de agua cuando se acuerda y se olvida de que tiene planta. Yo le comenté que vigilase con el gato, que cuando menos se lo espere igual se le tira el invento al suelo de un zarpazo. 😀

¡Animaos a probarlo que es fácil y resultón! ¡Hasta pronto!

Nuestros primeros pasos en una carrera ultra de montaña

En Jardín y Natura estamos muy contentos porque nos iniciamos dentro del mundo del patrocinio de eventos con algo que nos hace mucha ilusión: la carrera ultra de montaña “Desafío El Cainejo”.

Desafío el Cainejo

Nos ilusiona el tema por varios motivos pero lo que más nos gusta es lo “natura” del asunto. Esta carrera además de ser una de las más duras de España, 52 km con 10200 m de desnivel acumulado, se celebra en uno de los lugares más espectaculares de nuestro territorio: el parque nacional de los Picos de Europa.

Jardín y Natura y El Cainejo

El pueblo de Caín acoge con entusiasmo este desafío para recordar la figura de Gregorio Pérez (El Cainejo) que fue la primera persona que ascendió al Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu junto al Marqués de Pidal el 5 de agosto de 1904 iniciando así el alpinismo moderno.

Esperamos que el próximo sábado 30 de mayo todo salga perfecto y que nuestros tutores (convertidos todos en banderolas rojas) ayuden a que ninguno de los corredores se salga ni un milímetro del exigente trazado de la carrera.

Tutores metal Jardín y Natura banderolas para El Cainejo

Mucha suerte a todo el mundo, felicitaciones a los organizadores y ¡a calentar piernas porque esto empieza ya!

Para el resfriado: velas de mandarina

¿Alguien sabe dónde se ha metido el invierno? Sé que ha llegado pero entre que aún estoy en modo otoño y que en la tele no aparecen los temporales de frío y nieve…

Debe andar cerca porque ha dejado en la cocina una bolsa llena de naranjas, limones, pomelos y mandarinas. “Gracias por las magníficas frutas que traes siempre que vienes, invierno.”

Seguro que un día de estos me sorprenderá al salir de casa o al doblar una esquina con un frente polar y me resfriaré. Me dirá: “¡¿Para qué te dejé la bolsa de cítricos en casa, melón?!” y yo le contestaré esto:

1. vela de mandarina

Por si no sabéis cómo pelar una mandarina con una cuchara o queréis decorar vuestra casita con velas hechas con la piel de estas riquísimas frutas y aceite de oliva…

Mandarina y aceite d eoliva

Cortar mandarina

Quitar piel con cuchara

Alzar la liana

Llenar de aceite y encender

¡Qué vivan los zumos de naranja y mandarina!

La primavera, la sangre de las flores altera

Antes de que se termine la primavera, quiero contaros algo que os va a encantar…

Mariquitas copulando en primavera

Está más que demostrado que durante esta época del año los humanos nos volvemos un poco locos. El aumento de las horas de luz hace que disminuya la producción de la melatonina en nuestros cuerpos lo que produce que nuestros ciclos de sueño, nuestro estado de ánimo, el apetito y la sexualidad se revolucionen: ¡la primavera la sangre altera!

Si os fijáis veréis que al Hibiscus Mutabilis le pasa algo parecido pero ¡en un solo día! La luz y el calorcito hacen que, conforme van pasando las horas, los pétalos blancos de esta magnífica flor adquieran un color sangre que impresiona…

 

Está claro que esto no se debe a que el Hibiscus vaya falto de melatonina pero que la primavera es una época del año que hace que la savia de las plantas hierva es algo que está muy claro…

Yihaaaa!

Llenan nuestros invernaderos de arte

Hace unos meses nos llamó la gente de Matadero Madrid, centro de creación contemporánea, para hablar sobre invernaderos. En un primer momento pensamos que se habían equivocado pero resultó ser que no. Después de unos días charlando, llegamos a un acuerdo y este es el resultado de nuestra colaboración:

Lo cierto es que nunca hubiéramos imaginado que BIG acabaría siendo utilizado como armario de interior para artistas pero visto en situación no podemos esconder que nos gusta mucho la idea 🙂

Desde aquí quiero dar las gracias a Matadero por pensar en Jardín y Natura para este proyecto y lanzar una pequeña reflexión: a veces, el uso inesperado de un producto lo convierte en algo mejor.

Dicho esto, ¡a experimentar con todos los productos que tengáis en casa!