JARDINES TERAPÉUTICOS

Plantar, regar, arrancar… estas son solo 3 de las muchas actividades que hacen las personas que padecen autismo en un Jardín de los Sentidos.


El autismo es un trastorno psicológico que daña la capacidad que tienen las personas a la hora de comunicarse y relacionarse entre sí. Actualmente, se diagnostica autismo en 1 de cada 68 individuos y en 1 de cada 42 niños varones; más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA. No tiene cura, pero se sigue innovando e investigado en terapias que disminuyan la tendencia asocial de los pacientes. Un ejemplo son estos jardines, donde se practican actividades que estimulan y equilibran los 5 sentidos; los pacientes consiguen mejorar la percepción que tienen de las cosas. Las plantas y los vegetales son ideales para conseguir este estímulo gracias a sus formas, texturas, colores y olores; estas actividades logran una reducción del trastorno hasta la mitad. “Los niños con autismo le tienen manía a tocar ciertas cosas. Parte de la terapia es manipular la tierra, que se le quite esa aversión, al tiempo que trabajamos otras áreas”, explica el doctor Nicolás Linares, director del Instituto Filius de la Universidad de Puerto Rico.

Estos jardines se han ido multiplicando en América y en Europa; por ejemplo, en Anger, el Institut d’éducation Motrice inauguró en septiembre de 2013 su primer jardín sensorial.

Los servicios que antes recibían los niños en oficinas, usando materiales artificiales, se sustituyen ahora por el contacto directo con la naturaleza.

Surcando de la tierra al mar

Jardín y Natura se inicia en el mundo del patrocinio de la vela ligera

469135_10201301544128788_34647903_o

“Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín;”

[…]

¿Quién no ha recitado cientos de veces este poema en la escuela?

En Jardín y Natura compartimos el amor por el mar y la vela de José de Espronceda y lo demostramos patrocinando a regatistas de nivel como son Yannick Márquez o Adri Márquez.

Sigue leyendo “Surcando de la tierra al mar”

3, 2, 1… ¡Feliz primavera nueva!

No os vais a creer lo que me pasó el fin de semana. La noche del sábado al domingo, a eso de las tres y media de la madrugada abrí un ojo y empecé a oír música. Los vecinos, imaginé. Me levanté y miré por la ventana. Nada en la calle. Bajé al comedor y el volumen aumentó. No entendía nada. Al darme la vuelta me di cuenta de que la música provenía de mi jardín…

¡Los bichos de mi patio habían montado una fiesta para celebrar la llegada de la primavera!

Los animales, lejos de asustarse o sorprenderse, me invitaron a que me quedase a “la cuenta atrás”. ¿La cuenta atrás? Resulta que en vez de celebrar el cambio de año como los humanos, los insectos celebran el año nuevo cuando llega la primavera.

“3, 2, 1… ¡Feliz primavera nueva!”

Brindamos, yo con una cervecita que me acabé abriendo y ellos con un destilado de polen que preparan para estas ocasiones, bailamos y acabamos viendo amanecer.

Hice varias fotos pero estas son las dos únicas que me han dejado colgar. Se ve que tienen una reputación dentro del mundo de los bichos que no les gustaría perder…

 

Les pasé mi móvil y les dije que cuando tuviesen un hueco en la agenda me gustaría entrevistarlos para que me explicasen un poco más sobre sus vidas. En cuanto tenga noticias de mis nuevos amigos os cuento…

Hasta más posts y ¡feliz primavera nueva!

Diario de un patio abandonado

Día 25 915

Hoy suman 25 915 días desde que me abandonaron. Sé que hace bastante tiempo que no escribía pero he estado muy ocupado poniendo en orden mi jardín. Ser un patio no es fácil; unas plantas se te cuelan por la parte trasera, mientras otras nacen de debajo del suelo, sin importarles mi intimidad.

Pero bueno, tampoco hay muchas novedades desde el último día, o el anterior, o el otro… ¡Oh! Bueno, sí, se ha instalado una familia de patos, como en los viejos tiempos, entre la pérgola y el limonero. Son viajeros sin rumbo que pretenden quedarse un tiempo a disfrutar de mi encanto, y a cambio, me cuentan anécdotas sobre otros patios como yo…

Emprendieron su largo viaje desde Australia, entre los restos abandonados del SS Ayrfield, en Homebush.

SS

Los restos del SS Ayrfield en Homebush Bay, Australia

Siguieron hasta Camboya, donde hicieron una pequeña parada en los templos escondidos de Angkor.

angkor

Templos tragados por la jungla, Angkor.

Cruzaron toda Rusia y descendieron el vuelo en Ucrania para poder cruzar por el túnel del amor. Parece ser que es un túnel formado por el paso del tren en una zona de abundante vegetación.

tunel

Túnel del amor, Ucrania

Descansaron en una cabaña de pesca de Alemania. Está perdida en un lago rodeado de montañas, no recuerdan nada más que silencio y paz.

casita

Cabaña de pesca en un lago, Alemania

Y cruzaron el Atlántico en busca del continente Americano. Encontraron un molino abandonado al oeste de Quebec que les robó el corazón. Dicen que les recuerdo un poco a él por la esperanza que tenemos de ser encontrados de nuevo.

molino

Molino abandonado. Quebec, Canadá.

Bajaron hasta Colombia y se instalaron en el Hotel Salto. Parece ser que ahí se hospedaban muchos pájaros; conocieron a unos que habían hecho prácticamente la misma ruta.

perú

Hotel Salto, Colombia.

Y aquí han acabado , en España, explicándome como la Madre Naturaleza reconquista los lugares que el humano olvida. Y con ganas de fiesta y desconexión. Pero ya os digo yo que en la prisión de Fuerte de San Cristòbal lo que van a encontrar es más de lo mismo…

En fin, ¡este soy yo!

fuerte.jpg

Fuerte de San Cristóbal, Navarra.

 


 

Nuestros primeros pasos en una carrera ultra de montaña

En Jardín y Natura estamos muy contentos porque nos iniciamos dentro del mundo del patrocinio de eventos con algo que nos hace mucha ilusión: la carrera ultra de montaña “Desafío El Cainejo”.

Desafío el Cainejo

Nos ilusiona el tema por varios motivos pero lo que más nos gusta es lo “natura” del asunto. Esta carrera además de ser una de las más duras de España, 52 km con 10200 m de desnivel acumulado, se celebra en uno de los lugares más espectaculares de nuestro territorio: el parque nacional de los Picos de Europa.

Jardín y Natura y El Cainejo

El pueblo de Caín acoge con entusiasmo este desafío para recordar la figura de Gregorio Pérez (El Cainejo) que fue la primera persona que ascendió al Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu junto al Marqués de Pidal el 5 de agosto de 1904 iniciando así el alpinismo moderno.

Esperamos que el próximo sábado 30 de mayo todo salga perfecto y que nuestros tutores (convertidos todos en banderolas rojas) ayuden a que ninguno de los corredores se salga ni un milímetro del exigente trazado de la carrera.

Tutores metal Jardín y Natura banderolas para El Cainejo

Mucha suerte a todo el mundo, felicitaciones a los organizadores y ¡a calentar piernas porque esto empieza ya!

¿Cómo visten los árboles cuando hace frío?

Esta mañana he salido de casa y en menos de lo que canta un gallo se me ha puesto la nariz que ni la de Rudolf. He vuelto a entrar con la idea de vestirme por capas y utilizar todas las que encontrase en el armario pero cuando se me ha descongelado la neurona he comprendido que con una chaqueta bastaba.

Abrigado, por fin, he caminado hacia el coche y entre pasos largos y escalofríos me he cruzado con un árbol. En ese momento ni lo he mirado porque lo que más quería era llegar a mi destino y encender la calefacción, pero cuando he dado marcha atrás y lo he visto, mi pie izquierdo ha pisado el embrague y el derecho, el freno.

“¿Tienes frío?”, le he preguntado.

No sé si habrá sido porque realmente ha entendido mi pregunta y ha tiritado para mostrarme que sí tenía frío o por la racha de viento que en ese momento ha sacudido todos los árboles del pueblo, pero por si los árboles tuviesen frío…

Foodscapes: paisajes hechos de comida

Yo creo que el artista de las obras que veréis a continuación no comía muy bien de pequeño y aprovechaba los ratos que sus padres le hacían quedar sentado en la mesa “hasta que se lo acabara todo” para crear 😉

El artista con un paisaje de lechuga

Está claro que cocinar es un arte pero lo que ha hecho Carl Warner va un paso más allá. Ha combinado un sinfín de alimentos para construir paisajes realistas (“Foodscapes”) de una forma realmente espectacular. Océanos de berenjena, montañas de parmesano o mares de salmón son algunas de las pequeñas “locuras” que encontraréis en sus obras.

¡Fantástico!

 

Pétalo: cada una de las piezas de que está cubierto el cuerpo de las aves

Hong Yi se ha levantado con ganas de crear. Hace sol y desde la ventana de su habitación puede ver el patio. Está lleno de flores y hortalizas comestibles. Un par de árboles frutales dan sombra a un antiguo columpio que está completamente oxidado. Nunca se ha sentido cómoda contemplando ese amasijo de hierro naranja pero cree que realza los colores del jardín y le da concepto al entorno.

Hong Yi trabajando

Se levanta y se mira al espejo. “Tengo que cortarme el pelo”, piensa, pero rápidamente olvida su imagen con menos cabello para intentar entender lo que acaba de suceder en el patio: un águila enorme ha hundido las garras entre el mar de flores que hay en la parte izquierda de su jardín y se ha llevado volando a un pequeño ratón color canela.

Tiene una idea:

 

¿Pueden las plantas saber qué tiempo hará mañana?

Aunque hoy en día se utilicen una infinidad de cachivaches para predecir el tiempo, toda la vida, a parte de mirar al cielo, se ha tenido en cuenta a los animales y las plantas para intuir o adivinar si teníamos que coger el paraguas o la crema solar.

humedad en el pelo

Hay quien, por ejemplo, siente la humedad en su pelo o en sus articulaciones. De la misma forma que los humanos percibimos estos pequeños cambios, lo hacen las plantas pero de una manera mucho más sensible ya que son organismos, la supervivencia de los cuelas depende en mayor parte de cómo se comporte el tiempo.

Sigue leyendo “¿Pueden las plantas saber qué tiempo hará mañana?”

Jardines sumergidos

Josh Sim KH, MALAYSIA

Hoy en día es relativamente barato comprarse una gafas de buceo. Y es todo lo que necesitaríais para viajar por el mundo visitando jardines sumergidos. Lagos, mares, charcos, pozos,… cualquier sitio donde toque un poquito el sol y haya vida es perfecto para que os sumerjáis con vuestro kit de snorkel y disfrutéis de las maravillas subacuáticas que os ofrece la naturaleza.

Los jardines inundados que veréis a continuación no son “naturales”, los han montado unos cracks dentro de acuarios, pero son igualmente impresionantes:

¿Chulos, verdad?

Hasta más posts!

Jardines de noche

Entre el trabajo, la familia y la infinidad de quehaceres que nos surgen a todos cada día, no paramos nuestra actividad y nos relajarnos, hasta bien entrada la noche. Si esto es así, ¿no creéis que vuestro jardincito o terraza tendría que estar en su máximo esplendor en ese momento del día?

Existen muchas plantas que pueden funcionar en un jardín de noche pero si lo que queréis es despertar muchos “oooooooo” o “qué boniiiiitoooo” o “qué bien hueeeleeee” lo que os recomendaría son plantas con flores blancas, como hortensias o camelias (se ven mucho en la oscuridad), plantas con hojas blancas y grandes (reflejan la luz de la luna), plantas con un follaje extraño o particular (crean sombras interesantes), plantas que desprenden aromas al florecer,…

Estas son algunas de mis favoritas:

Campanilla blanca (Ipomoea alba)

Campanilla blanca

Sus flores son blancas y de hasta 15 cm de diámetro. Florecen solamente de noche y al hacerlo, desprenden un aroma muy agradable.

Sigue leyendo “Jardines de noche”

Árboles que dejan boquiabierto

Tengo un amigo que es dentista al que le he consultado un par de cosas antes de colgar las más que magníficas fotos que veréis a continuación. La primera es si estar más de un minuto con la boca abierta puede afectar a vuestra mandíbula y la segunda, si existe alguna forma de que delante de la magnificencia de esta vetusta y robusta inmensidad la boca no se abra. A las dos cuestiones ha contestado que no.

Por tanto, como no existe peligro bucal y el quedarse boquiabierto es un acto reflejo:

 

El jardín envenenado

Existen un montón de historias sobre jardines encantados: yedras que te atrapan hasta que mueres estrangulado, plantas carnívoras que te devoran en un abrir y cerrar de ojos, enredaderas punzantes con veneno en sus púas que te duermen de por vida si te pinchas,… y así podría seguir hasta aburriros.

jardín encantado

El jardín de Alnwick o envenenado podría formar parte de la lista de “encantados” pero es tan real como el que podáis tener en casa. Lo único que tiene de particular este es que si te descuidas puedes morir envenenado o con una buena sobredosis de algún narcótico vegetal.

puertas jardín envenenado

Sigue leyendo “El jardín envenenado”

El jardín de las especulaciones cósmicas

1 cosmic+speculation+1

Los jardineros que crearon el Jardín de las Especulaciones Cósmicas eran, como mínimo, unos grandes aficionados al mundo de la ciencia y las matemáticas. Este extraño lugar, situado delante de la casa Portrack cerca de Dumfries (Escocia), solo abre un día al año y como todo ser vivo es único e irrepetible.

Curvas de acero se entrelazan con formas naturales haciendo que hasta los visitantes más experimentados acaben confundiendo las unas con las otras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un caminante despistado puede verse inmerso en un agujero negro, si no pasea con atención…

Sigue leyendo “El jardín de las especulaciones cósmicas”

Laberintos de película

La Real Academia de la Lengua Española define “laberinto” como un lugar formado artificiosamente por calles y encrucijadas, para confundir a quien se adentre en él, de modo que no pueda acertar con la salida. Qué descriptivos, estos de la RAE…

Para mí, los laberintos tienen un punto de “bosque muy frondoso” que parece no importar mucho a la gente de la RAE. ¿Deformación profesional? Puede ser. ¿Demasiadas películas? Seguro. Sea por lo que sea, no me negaréis que cuando pensáis en un laberinto lo primero que os viene a la mente está relacionado con un muro de setos altos y oscuros…

El laberinto de la cuarta peli de harry Potter

Sigue leyendo “Laberintos de película”

Instrumento de madera o madera como instrumento

¿Cómo vais de música? ¿Sois unos amantes incondicionales del cuarto arte o simplemente os gusta nivel “normal”? Tengo que confesar que en jardín y natura somos de los del primer grupo y por ello, lo que hace el artista que aparece en el vídeo que veréis a continuación  nos conmueve…

Sí, Diego Stocco “toca” plantas, fruta, etc. y con los sonidos que extrae, sin modificarlos ni un tono, compone piezas musicales interesantísimas. Si navegáis un poco por la web del artista veréis que su máxima “de todo puede sacarse una canción” se cumple en todas y cada una de sus creaciones.

¿Tocáis algún instrumento? Yo sí, las plantas… 😉

Flores que nacen, crecen y ¡boom!

A veces llega el momento en la vida de una flor en que ya sea por exceso de agua, falta de nutrientes o, simplemente, porque el tiempo no pasa en balde para nadie, se hace vieja de repente y muere: unas se ponen mustias durante días antes de hacerlo, otras se desprenden de todos los pétalos hasta secarse…

La forma floral de morir que Fong Qi Wei propone, Exploded Flowers, es, al menos, mucho más vistosa que las anteriormente citadas. ¿No os recuerdan todas estas flores que explosionan a algo que pasa mucho en las fiestas mayores? ¡Fuegos artificiales!

Si en los entierros, en vez de tanto ramo, se hicieran explosionar unas cuantas flores todo cogería un carácter festivo que convertiría el “evento” en algo más “de recordar lo bueno” y no tan “de llorar” 🙂

Parece que estas flores se han tomado en serio lo de que la primavera la savia altera

¡BOOM!