Grafitis con vida propia

Puedo hacerme una idea de la cara que pondría un limpiador de grafitis profesional si se limitase a leer la proposición que da título a este post. Se imaginaría limpiando por un lado y, de reojo, viendo como el grafiti crece por el otro. Nada más lejos de la realidad.

Los moss graffiti son grafitis pintados con un gel hecho de musgo y nutrientes. Esta pintura planta, si se riega lo suficiente, crece para crear un mosaico vivo con la misma forma que la pintada inicial.

El proceso de creación de este gel no es difícil. Por si os apetezca poneros manos al grafiti vivo, estos son los pasos que debéis seguir:

En primer lugar tenéis que desmenuzar 3 puñados de musgo y ponerlos dentro de una batidora junto a 700 cl de agua tibia. Seguidamente, tirar 2 cucharadas de cristales de retención de agua, agregar 120 ml de crema de leche y batir hasta que se forme un gel homogéneo.

Cuando lo tengáis preparado, lo pasáis a un cubo y ¡a pintar se ha dicho! (mejor si es en una madera o una superficie de hormigón poroso). El grafiti lo tenéis que regar semanalmente y poco a poco iréis viendo cómo vuestro arte cobra vida…

Vía Hyphen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s