Medusas con encanto

Típico, llega el verano con su calorcito, vamos a la playa y ¿A quién nos encontramos? A nuestras queridas amigas las medusas. Les evitas la mirada, las esquivas y buscas cualquier excusa para no tener que acercarte a ellas.
Pero como solía decir mi abuela, hay que tener a tus amigos cerca y a tus enemigos más. Así que este año he decidido montar una Atlántida en mi patio y la he llenado de medusas voladoras.

Sí, si… Se ve que ahora también vuelan…

Cathy-Van-Hoang_08

La diseñadora y directora de arte con sede en LA Cathy Van Hoang  tuvo la curiosa idea de combinar esqueletos de erizo de mar con plantas de aire; y convirtió así estas temerosas gelatinas de agua salada en medusitas con encanto.

base_image

Este diseño, natural y sencillo, dará a  tu patio un toque veraniego y playero. La diseñadora los vende en su tienda Etsy, PetitBeast. ( A través de Steampunk Tendencies)

Pero si no,

27bb7e8c1c3fb3e37501900cf3a88e41

 

 

Coge un erizo de mar simpático

Una planta de aire con ganas de volar

Y deja que la brisa del mar corra por tu terraza.

 

El veganismo entra por la puerta grande de Las Arenas de Barcelona

IMG_0709La plaza rebosa de gente. Unos corren intentando ponerse a cubierta mientras otros, más valientes, se quedan mirando como se avecina. Ruge con fuerza y su color negro se impone en toda Plaza España. Quien iba a decir que, después de 35 años, volveríamos a ver torear en el Arenas de Barcelona; pero esta vez los toreros son los veganos.  El mal tiempo y su tormenta primaveral ha muerto al cabo de segundos, o como mínimo eso parece una vez te adentras en la Cúpula del Arenas. “Bienvenida a la Veggie World Barcelona 2017”, dice un señor mientras reparte adhesivos y folletos informativos. Bruselas, Lión, Londres y ahora, por primera vez, la feria visita Barcelona los días 1 y 2 d’abril. Después de ser considerada la ciudad “Veg-friendly” en el 2016, se estima que se acercaran un total de 5.000 visitantes durante todo el fin de semana. Según ProVeg, organizador de la feria, ser vegano implica 5 pros: Pro sabor, Pro salud, Pro medio ambiente, Pro justicia y Pro animales.

Más de 70 expositores de todo el mundo se reparten por todo el espacio circular para mostrar ideas ingeniosas y productos que recogen, como principio fundamental, el bienestar de los animales y estar en armonía con el ecosistema. A primera vista, o mejor dicho a primer olfato, lo que más resalta son los stands dedicados a la alimentación vegana, formando el 60% de la totalidad. Todo proviene de fuentes vegetales excluyendo completamente  los orígenes animales. Recogen toda una gran gama de colores: verde, amarillo, naranja, rojo, lila… Desde leche de coco, té, cervezas, bebidas energéticas, hasta chocolate, frutos secos, hamburguesas o incluso Kebabs. Se podría decir que este último, bajo la apariencia de los modernos FoodTracks, es el que más cola recoge de una fira que rebosa de gente y que no entiende de edades. “Queremos romper con el tópico de que comer vegano es comer sin sabor, aburrido y solo de color verde”, explica Cristina Rodrigo, portavoz de ProVeg España, durante la conferencia inaugural titulada “Por qué nuestro futuro es vegano?”. Por eso mismo, los programas culinarios son los grandes protagonistas de la programación de la feria, junto con la presencia de charlas informativas hechas por especialistas en nutrición.

img_0699

Según un estudio de la consultora Lantern, España ya cuenta con 3,6 millones de personas que basan su dieta en productos esencialmente vegetales; lo que representa un 7,8% del total de la población. “La falta de carne en tu dieta supone directamente una falta de vitaminas y de nutrientes necesarios para el funcionamiento de tu cuerpo. Por ejemplo, si eres vegano, es muy importante suplementar la vitamina b12 de origen animal. Es necesario visitar un especialista en alimentación y informarse bien”, explica el voluntario Gero Schomaker desde su stand “Pregunta a un vegano”.

IMG_0722

Pero, poco a poco, se va proyectando una nueva idea mientras observas el resto de los expositores: ¿de qué sirve salvar a los animales si no salvamos el medio ambiente? La contaminación, la degradación de la tierra, la escasez de agua… ¿Cómo ser vegano en un mundo globalizado donde difícilmente se sabe que hay detrás de cada bien ofrecido? Frente a esta dificultad, las empresas de cosméticos, como Ringana o EAGIS-Pharma, o de ropa y calzados, como Punto Eco Textil o ByBLANCH, exponen sus productos explicando cómo consiguen el número más grande sellos eco posible. Sin conservantes, sin productos químicos, sin testar en animales, sin grasa animal… Recuerdan, una y otra vez, que absolutamente todo proviene de los vegetales.

img_0721

“Cerrad los ojos todos”, dice por el micrófono Cristina Rodrigo, “quiero que cada uno de vosotros se imagine un mundo justo donde ningún animal sufra y convivamos entre todos cuidando el planeta”. Mientras casi todos lo hacen, los voluntarios de las asociaciones protectoras por los derechos de los animales quedan bien atentos. Sueñan despiertos y luchan cada día por ese mundo, que ahora, queda tan lejos. La asociación Zoo XXI recoge firmas para reconvertir el Zoo de Barcelona en un santuario animal, “pasar de la exhibición a la observación”, comenta una de las voluntarias. Por otro lado, Igualtat Animal apuesta por el arte y las nuevas tecnologías por intentar dar el punto de vista del animal. Diversas fotografías se exponen en la pared y muestran la cara de los animales más perjudicados por la producción intensiva de la ramaderia industrial. Ojos que transmiten inocencia frente a un mundo que los califica de simple materia al peso.

Muchos describen el veganismo como una moda que va y vuelve con el tiempo, otros como una simple forma de vida saludable y el Veggie World como “el futuro indispensable que necesitamos”. Esperan, concienciando de esta forma la población, conseguir el objetivo de una rebaja del 50% de la producción de los productos animales para 2040.

Nicole Márquez Abellán

Barcelona baila la llegada de la primavera

El Festival Viñapolen celebra su primera edición con más de 200.000 asistentes.03.20.17.JPGLa primavera se ha estrenado en la primera edición del Festival Viñapolen de Barcelona reuniendo a 20 grupos musicales y a más de 200.000 bichos.

La cuenta atrás primaveral escondía, tras las cortinas del escenario, a grandes grupos como PolenDuro, De flor en flor, Anti Insecticidas y Tulipans&Roses.

^0C0F1732B6AA4AB7DDC1B9659461BEE112BC850A1CB6255289^pimgpsh_fullsize_distr.jpgSegún fuentes de la organización, el festival ha resultado ser un gran éxito ya que “cada uno ha aportado su granito de arena”. En 2016, cuatro bichos aficionados a la música decidieron abrir un crowdfunding con el fin de crear dicho festival, consiguiendo una suma total de 1 millón de semillas.

Aún siendo la música el gran protagonista del acontecimiento, los bichos también han podido disfrutar de muchas actividades y de barra libre de polen especialmente extraído de campos plantados para la ocasión.

“Ha sido toda una experiencia disfrutar de este momento rodeado de compañeros y flores tan sabrosas” explicaba Lisa McFlower, batería del grupo PolenDuro.  El buen tiempo y los buenos ánimos han permitido dar la bienvenida a la primavera celebrando, por primera vez en la historia, un festival en su nombre.

Llamada a la resistencia costera

Hoy, va a ser el día en el que despertará más de un jardinero costero supuestamente condenado por la madre naturaleza a no tener el mejor jardín del mundo.

“Los jardines junto al mar se ahogan debido a la sal, se quedan desérticos por culpa del viento y son atacados por la arena”, decían.

Saquen las palas y las mangueras y enfúndense los guantes porque hemos descubierto el secreto para tener el jardín más resistente y bonito del mundo:

Para los que os guste el ambiente fiestero: colores llamativos

1

Orgullo de madeira (Echium candicans) con sus maravillosas y grandes espigas coloridas dará un toque azul-púrpura al jardín. Crece en suelos pobres y no necesita prácticamente nada de agua adicional.

Sigue leyendo

JARDINES TERAPÉUTICOS

Plantar, regar, arrancar… estas son solo 3 de las muchas actividades que hacen las personas que padecen autismo en un Jardín de los Sentidos.

El autismo es un trastorno psicológico que daña la capacidad que tienen las personas a la hora de comunicarse y relacionarse entre sí. Actualmente, se diagnostica autismo en 1 de cada 68 individuos y en 1 de cada 42 niños varones; más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA. No tiene cura, pero se sigue innovando e investigado en terapias que disminuyan la tendencia asocial de los pacientes. Un ejemplo son estos jardines, donde se practican actividades que estimulan y equilibran los 5 sentidos; los pacientes consiguen mejorar la percepción que tienen de las cosas. Las plantas y los vegetales son ideales para conseguir este estímulo gracias a sus formas, texturas, colores y olores; estas actividades logran una reducción del trastorno hasta la mitad. “Los niños con autismo le tienen manía a tocar ciertas cosas. Parte de la terapia es manipular la tierra, que se le quite esa aversión, al tiempo que trabajamos otras áreas”, explica el doctor Nicolás Linares, director del Instituto Filius de la Universidad de Puerto Rico. 

Estos jardines se han ido multiplicando en América y en Europa; por ejemplo, en Anger, el Institut d’éducation Motrice inauguró en septiembre de 2013 su primer jardín sensorial. 

Los servicios que antes recibían los niños en oficinas, usando materiales artificiales, se sustituyen ahora por el contacto directo con la naturaleza.

Surcando de la tierra al mar

Jardín y Natura se inicia en el mundo del patrocinio de la vela ligera

469135_10201301544128788_34647903_o

“Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín;”

[…]

¿Quién no ha recitado cientos de veces este poema en la escuela?

En Jardín y Natura compartimos el amor por el mar y la vela de José de Espronceda y lo demostramos patrocinando a regatistas de nivel como son Yannick Márquez o Adri Márquez.

Sigue leyendo

Una iglesia con vida propia

Si cuidar de vuestro propio jardín puede llegar a convertirse en una experiencia extrasensorial, ¿os imagináis lo que puede dar de sí cultivar una iglesia? Sí, sí. Plantando, regando y podando es como Barry Cox creó la New Zealand’s Tree Church.

treechurch

Después de viajar por el mundo y convertirse en un experto visitador de iglesias, Barry Cox decidió construir un espacio único donde los conceptos de religión y naturaleza se unieran de una forma mucho más fluida.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-8

La hizo florecer a partir de árboles que él mismo trasplantó: eligió diferentes variedades y las plantó imitando la forma de una iglesia. Para las paredes utilizó leptospernums por su color rosa palo y el techo lo fabricó con alisos que, gracias a su escaso follaje, dejan entrar la luz de forma natural en el espacio.

tree-church-nature-installation-barry-cox-new-zealand-3

Hoy en día,  la iglesia está abierta para bodas y eventos y tiene capacidad para acoger hasta un centenar de invitados. En los terrenos de Cox también se puede pasear por los jardines y por un laberinto de estilo medieval.

Con una iglesia así, cualquier Don Juan se replantearía lo de casarse.